Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

El estudio de los restos arqueológicos localizados en el depósito de la Fábrica de Tabacos de Gijón, nos da nuevos datos sobre la historia local

Votos

(Total de votos recibidos 1393)

(Puntuación 3,01)

jornadas tabacalera
El depósito de la frabrica de tabacos de Cimadevilla desvela aspectos desconocidos  de la historia de Gijón

Arturo Morales, catedrático de Zoología de la Universidad Autónoma de Madrid que, junto con Laura Llorente, Jimena López Arrabé, Eufrasia Roselló y Andrea González, han presentado los resultados de su investigación sobre los vertebrados localizados en el yacimiento arqueológico del depósito de agua romano de la Fábrica de Tabacos.

Las condiciones anaeróbicas de este yacimiento han hecho posible un estado de conservación excepcional de los restos encontrados. El depósito de captación de aguas construido por los romanos en Cimadevilla se transformo, después de quedar en desuso, en un vertedero en el que los pobladores del lugar arrojaron restos de alimentos, de animales y de todo lo que sobraba en sus domicilios.

También se han encontrado restos vegetales como semillas, estacas, palos y pequeños frutos. Suelas de calzado, platos de madera, una silla, cubos y una gran cantidad de objetos cuyos materiales no se suelen conservar, salvo en unas condiciones excepcionales como las del depósito de Cimadevilla, donde han permanecido sellados cerca de mil quinientos años.

Los resultados de las investigaciones se han dado a conocer en las jornadas sobre el registro arqueológico de la fábrica de tabacos de Gijón organizadas por la Fundación Municipal de Cultura y Educación de Gijón y coordinadas por Paloma García Díaz, directora de los Museos Arqueológicos del Concejo.

22 especies de perros y un Meloncillo, son los restos de vertebrados más significativos y llamativos del yacimiento. El Meloncillo es un tipo de mangosta proveniente de África, introducida en España para su uso como mascota y como exterminador de reptiles.

También se ha encontrado un "gochu morricorto", ponis, vacas y ovejas de pequeño tamaño

Todo ello parece indicar según los investigadores que en esa zona de Cimadevilla y en el Siglo VI y VII podía vivir una clase acomodada, con casas en pequeñas fincas en las que criaban este tipo de animales. Su alimentación tenía también abundancia de mejillones, llámpares, ostras y oricios. Consumían pescado,que a juzgar por los restos encontrados en el depósito , eran principalmente besugos.

En el yacimiento se han encontrado restos de aves como el martín pescador, cuya presencia nos indica que se trataba de una zona de aguas limpias y tranquilas . Es posible que hubiera algún riachuelo.

Arturo Morales aseguraba en su intervención en el Centro de Cultura Antiguo Instituto, que no es difícil imaginarse aquellas gentes viviendo en pequeñas fincas, en «granjinas», con sus vacas, ovejas, cerdos y mascotas, rodeados de pradera y de alisos, castaños, pinos o robles. "Sería como el Somió de la época".